jueves, 11 de junio de 2009

DESVELOS



Exposición temporal en el TEA, del 29 de mayo al 12 de Julio.

Fotografías de Angèle Etoundi Essamba, natural de Camerum, que lleva 25 años dedicándose a la fotografía.
"Desvelos" está inspirada en un viaje que realizó la artista a Zanzibar en 2006, trata sobre la estética y el uso del velo en el África Subsajariana.
Consta de 58 fotografías donde el velo y la mujer africana ocupan el centro de la exposición. La combinación de velos, de colores vivos, con la piel negra de las mujeres, que algunas veces aparecen con los labios pintados, para hacerlos combinar con esos velos.
Esas gasas o velos con encajes o bordados que asoman al centrarse en un punto como unos pies, unas manos, unos brazos o unos ojos.
Fotografías perfectamente armonizadas por el color y por la fuerza que desprenden. El color negro y el blanco aparecen en todo momento en estas imágenes. Destacaría dos imágenes en este sentido, la primera se corresponde a un grupo de mujeres vestidas de blanco, subidas en unos troncos a la orilla de una playa titulada "con toda Libertad", y la segunda donde aparece otro grupo de mujeres, pero en este caso vestidas de negro, y colocadas en diferentes posturas titulado "con toda dignidad".
Con esta exposición la fotógrafa pretende una reflexión sobre otros mundos y culturas, y lo consigue a través de tanta belleza, sencillez, color y mirada.

Allí en el TEA, en esta Exposición en una de sus paredes dice:

Erótico, Místico y Estético

Velos que descubren y nos sumergen en un universo de mística.
Velos que se escurren, vuelan y se caen de nuevo sobre los cuerpos,
que acarician, y los envuelven para descubrirlos mejor.
Velos tras los cuales se ocultan formas que viven y vibran,
y de donde emana fuerza, resplandor y deseo.
Velos, símbolo de cultura, elección, vida.
Rostros inmutables, presencia ineludible,
miradas nobles, actitudes cargadas de elegancia,
fuerza serena y silenciosa.
Estas sultanas, reinas y guerreras.
Encarnación de un mundo que se ve y
que se anuncia tal y como es.
Y cuyo camino es testigo de un largo recorrido.
Frente a mi misma, frente al mundo,
frente al tiempo.
Me inclino ante tu fuerza y tu belleza.

Angèle Etoundi Essamba.

4 comentarios:

javier dijo...

Qué belleza guarda una mirada tras un velo, generador de misterio. Otras veces esos velos significarán opresión o desigualdad...

En tu texto se ve que te gustó la exposición, y provocas las ganas de no perdérsela.

Chao!

Ángeles dijo...

Pues quien lo haga, no saldrá indiferente, pues allí además de las fotofrafías perfectamente relacionadas por salas, cuando pasas de una a otra, te vuelves a sobresaltar, por todo lo descrito, por todo lo captado y además allí al contemplarla, se puede escuchar de fondo una maravillosa música africana. Reconozco ¡que me encantó! y ojalá no se la pierdan, ¡lo agradecerán!.

Gracias Javier por tu comentario y un saludo.

Ángeles.

Anónimo dijo...

Que color madre mia.

¿Cómo los africanos pueden darle tanta vida al color?

Ellas le dan el toque para que conjuguen en tonalidad y luminosidad.

Ese amarillo es vida.

Hay que visitarlo

Ángeles dijo...

Es cierto, son capaces de dar más color si cabe, a los colores, si te animas verás que todos allí son vida, incluido el negro.
Gracias por tu anónimo o anónima.
Un saludo.

Ángeles